DISTRACCIÓN MASIVA
lunes, mayo 08, 2006
  Moral y buenas costumbres

Usuario anónimo: si me dijiste Maruschka Detmers por esto, me conocés bien. Siempre me gustó Carmen. Si no, acá va algo más sobre mí. Igual, es lindo que los lectores sepan tanto de cine.






Una moral llena de fisuras es la que aprendí en la casa de mis padres. Pero una moral estricta, militante. Quiero decir: hasta hoy, aunque esté en borracha en un casamiento, no puedo canturrear las canciones de Palito Ortega; siempre serán sinónimo de dictadura. En casa, la cultura disco estaba mal vista y, cuando a los ocho me encerraba con amigas a inventar coreografías, mi mamá entraba, apagaba el grabador -con cassete prestado- y dispersaba. Mi mamá nunca se pintó las uñas de rojo y jamás se las dejó largas. Si el punk y el hippismo eran comparables, en casa se preferían los hippies, por lo que el punk tenía de reaccionario -me explicó mi madre un sábado, mientras caminábamos por Quintana. Las drogas blandas estaban bien, estaban en el aire, y el sexo: revistas y videos a la vista. El aborto fue un tema naturalizado. Aunque faltaran años para el día de dormir con alguien, sabía que en mi casa cada uno hacía lo que quería, y andar desnudos era habitual. De chiquita, en mi cuarto tenía un poster algo obsceno de Robert Crumb. Después yo colgué la foto de dos chicas preadolescentes besándose. La había recortado de una Penthouse.
No había literatura/cine/arte excluyente para adultos. En casa se organizaban proyecciones caseras en el living o excursiones clandestinas al autocine. Pero jamás se me permitió mirar la novela. Una tarde que mi padre me encontró conmovida por ver llorar a Andrea del Boca me llevó de una oreja a la habitación. No me dejaron escuchar a los Parchís mientras para mí todo era azul, rojo, verde y amarillo y el amor de Gema y Tino. No pudieron, de cualquier modo, impedir que me durmiera pensando en él. Me acuerdo el día que alguien regaló un disco de Michael Jackson. Mi mamá lo sacó y puso uno de Gilberto Gil, un negro de verdad.
Tengo sólo una vaga idea de lo que son esas películas, que algunos de mi generación recuerdan con nostalgia, en las que había personajes con nombres de pez (Mojarrita, Tiburón, Delfín?) ni las de Emilio Disy y compañía, pero vi sin entender casi nada El discreto encanto de la burguesía (y toda la obra de Buñuel), Ana y los lobos (y todo lo que había en video de Saura), Le Mépris (y toda la filmografía de Godard) a los diez -a los once ya me puse a estudiar para el Colegio. En la vida tuve que actuar como si las hubiera visto, pero en realidad -hasta que volví a verlas en mis veintes- sólo conservaba imágenes sueltas que eran más bien bloques de sensación sin sentido.
Mi madre había leído a los rusos (sí, a todos) a los siete, durante un verano en Mar del Plata, y de mí no se esperaba menos. No había motivos para que yo no conociera de memoria la obra plástica de la Nueva Figuración si mi padre había pintado con ellos. Mientras todas mis amigas bailaban lo que en los 80 se dio en llamar danza jazz sobre temas de Duran Duran, a mí sólo me era permitido estirar los miembros en el aire sobre músicas tribales o conceptuales en el estudio de Margarita Bali (cómo envidiaba las polainas de mis amigas). En mi casa, los countries siempre fueron malas palabras, aunque más de una vez mis padres debieron ir a buscarme a alguno al que había sido invitada, desentonando siempre con el paisaje general. Mi padre usaba un calzado alemán similar a una ojota, a veces con medias abajo, y a mí eso me daba mucha vergüenza. ¿Por qué no podía usar camisa o chomba como los demás padres y hablarles a las meseras como empleadas, como todos los padres, en vez de hablarles como a personas, saliéndose del guión del comensal, queriendo saber cosas de su vida en un intento doble de borrar jerarquías y levantárselas conmigo enfrente?
Hace poco, revolviendo cajas en lo de mi madre, mi hermana y yo encontramos una carta de hace casi veinte años. Era de mi papá, yo tenía trece y ellos se acababan de separar. Mi padre se había ido de viaje (a dar clases a un lugar de Europa creo) y me escribía: hablaba sólo de política, del país y de las noticias como si estuviera en un café con un hombre de cuarenta. Y nada más. En vez de un "Bueno, hijita, te quiero mucho, nos vemos" había un "Ojalá este presidente..."
En casa siempre se miró con malos ojos a la gente con dinero y peor aún a los que vivían para tenerlo. Había una ambición burguesa, pero cercenada por una austeridad ideológica. Cualquier empresa movida por el dinero era despreciable.
Durante años estas enseñanzas me parecieron horribles e hice todo lo posible (ir mucho a bailar y moverme en autos caros, por ejemplo) por contradecirlas. Me fui de casa a los veinte. Ahora empecé a moderarme y hasta estoy creyendo que adhiero. Con la moral se sufre, sí, pero dignifica. No quiero ser abusiva, pero a mis hijos les explico la realidad sin eufemismos. Que entiendan lo que puedan, pero no les puedo inventar una historia ingenua; me subleva. Ya, sin dudas, me odiarán. Andar desnuda es una costumbre que conservo. Igual, persisto en mis rebeldías. Las uñas las uso cortas, pero cada tanto me permito usarlas pintadas de rojo.
 
Comments:
uh, pase tanto el fin de semana con respecto a todo esto que me quedo sin palabras, o sin ojos pa leerte. igual, para terminar el circulo de baba de esa moral, falta el componente judio. a mi me dejaban escuchar a los parchis...hay una cancion de ariel rot, alejo stivel quiza y el recordado julito en uno de los caset que tengo. con la moral se sufre muchisimo, pero quiza ella, la que el 7 cumplia 87, vendria a dignificarla. besos, f.
 
En mi casa veiamos religiosamente y todos los dias culquier programa que tuviera a Sofovich atras o adelante , me compraba la cerdos y peces y la tenia que esconder debajo de los Graficos en una caja abajo de mi cama. Mi papa , me enseño a cortar carne y a levantarme minas progres en la carniceria que teniamos en Ayacucho y Santa Fe (!).
Un dia cuando fui a entregar un pedido ,una morocha treintañera me hizo desnudar junto a ella , y despues que se durmio le robe todos los libros de la mesa de luz :"El desierto de los tartaros" y "Miedo en La Scala" de Buzzatti,"El extranjero" de Camus y , este me partio el marote , "tropico de capricornio " de Miller.
Despues ella me dijo que me los quedara y que habia mas solo tenia que seguir yendo un dia a la semana. Un dia , que no estaba , sali a caminar por ese barrio y al lado de un cementerio (yo solo soy un chico de Lanus) habia un lugar pintado de blanco que para mi fue como un sueño , el C.C.Recoleta(en la era Livinstong,supe despues) deje de ir a la cancha y de fumar porro malo , cambie Malrboro por Parissiennnes , y fui al arte por primera vez .
Otro dia sigo , si queres...
 
La del póster de las chicas besándose era yo (o vos, ya no me acuerdo). Pero mañana pongo la foto que saqué de lo que fue el tuyo e iba a dejar de ser mi cuarto. Y quiero agregar que por alguna razón que todavía no entiendo, a los 8 ví The Wall en el living de mi casa.
 
uf, tendría ganas de escribir un post largo sobre lo que fue mi infancia pero no soy capaz. yo miré todas las novelas que había en la programación, fui al cine a ver los parchís y en mi pared tenía un poster de las trillizas de oro. a mí mamá la habían molestado tanto con la cultura que como reacción nos dejó consumir lo que quisiéramos. eso sí, el respeto hacia el otro siempre y la escuela pública fueron prioritarios. me cultivé por voluntad propia, obviamente con la guía y ayuda de mis padres pero sin coacción (de hecho hasta trataron de disuadirme cuando elegí hacer el ingreso AL colegio).

mi post, entonces, de ser capaz de hacerlo, se llamaría la moral y las malas costumbre.

te quiero y extraño y fue un post precioso.
 
Este post es una especie de "Los Rubios" pero con la cultura reemplazando la densidad que en la película de Carri tiene la política.
Me gusta que la generación que nació en los 70´s empiece a escribir su autobiografía no bien se está asentando en la adultez. Hay como esa necesidad de anticipar la autobiografía, y que ésta se mezcle de alguna manera con el relato de lo social, ¿no?

Saludos
 
No estarás mandando los borradores de la novela de los ´90, onda la ochentosa de Fernández Days ?
O tal vez, Las viudas de los jueves, debiera llamarse La depre de los lunes...
 
Yo también ví The Wall a los 9, una mañana de sábado mientras todos dormían. Es el día de hoy, con mis casi 25, que me da cosa volver a verla. La escena de los martillos me mató. Muy lindo tu blog Marina, lo descubrí hace poco.Saludos.
 
también descubrí tu blog hace poco por la lolamaar y me encanta. este post es, si en "nuestra" cultura hubiese reinado el fútbol (en mi casa los mundiales no eran protagonistas, pero no se despreciaban), un diez o un gol gritado por las dos hinchadas.
 
un aporte para carito, en la secuencia de los martillos de the wall, intervino un pintor argentino, que justamente este domingo lo homenajea terranova en perfil, se llama azzaro, y fue uno de los grandes amigos que volvia en los 80,habia trabajado en la india con los floyd. cuando empezaba a ser reconocido en arg. se murio,(de amor) ,alejandro
 
en mi casa fue exactamente al revés
y yo también.

los zurdos hay que enviarlos a una isla, junto con los gays. la uba es una mancha en la vida. hay que tocarle la puerta a los milicos.

y yo... no sé por qué... soy lo opuesto.
de pronto leo a marx, y conozco toda la vida del che, y quiero ir a cuba antes de que muera fidel, y reconozco a la uba como lo máximo, voy a un par de marchas y elijo a la austeridad por elección, auqneua a veces me compro botas de $200 y me gusta aparentar ser mas normal.

con 21, todavia no sé qué soy.
 
A mi también me prohibieron las novelas "que te arruinan el gusto", incluyendo a Margarito Tereré (?!). Me enseñaron que éramos todos iguales más allá de las jerarquías, pero la señora que trabajaba en casa y prácticamente me crió, jamás se sentó a la mesa con nosotros. Y mi madre me habló de sexo libre hasta el día en que estuve lista para ejercerlo. Creo que hoy coincido con la formación de la estética. Pero a los 35, las contradicciones todavía me pesan.
Por otro lado, tu blog, cada día se pone más lindo.
 
Che, que depre. esto suena a Marilina Ross en un dueto con Piero
 
el milagro es que hayas sobrevivido...
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

Se transforma
01/01/2005 - 02/01/2005 / 10/01/2005 - 11/01/2005 / 11/01/2005 - 12/01/2005 / 12/01/2005 - 01/01/2006 / 01/01/2006 - 02/01/2006 / 02/01/2006 - 03/01/2006 / 03/01/2006 - 04/01/2006 / 04/01/2006 - 05/01/2006 / 05/01/2006 - 06/01/2006 / 06/01/2006 - 07/01/2006 / 07/01/2006 - 08/01/2006 / 08/01/2006 - 09/01/2006 / 09/01/2006 - 10/01/2006 / 10/01/2006 - 11/01/2006 / 11/01/2006 - 12/01/2006 / 12/01/2006 - 01/01/2007 / 02/01/2007 - 03/01/2007 / 03/01/2007 - 04/01/2007 / 04/01/2007 - 05/01/2007 / 05/01/2007 - 06/01/2007 / 06/01/2007 - 07/01/2007 / 07/01/2007 - 08/01/2007 / 08/01/2007 - 09/01/2007 / 09/01/2007 - 10/01/2007 / 10/01/2007 - 11/01/2007 / 11/01/2007 - 12/01/2007 / 12/01/2007 - 01/01/2008 / 01/01/2008 - 02/01/2008 / 02/01/2008 - 03/01/2008 / 03/01/2008 - 04/01/2008 / 04/01/2008 - 05/01/2008 / 05/01/2008 - 06/01/2008 / 02/01/2009 - 03/01/2009 / 07/01/2009 - 08/01/2009 / 11/01/2009 - 12/01/2009 / 03/01/2010 - 04/01/2010 / 04/01/2010 - 05/01/2010 / 05/01/2010 - 06/01/2010 / 06/01/2010 - 07/01/2010 / 11/01/2010 - 12/01/2010 / 12/01/2010 - 01/01/2011 / 08/01/2011 - 09/01/2011 / 09/01/2012 - 10/01/2012 / 10/01/2012 - 11/01/2012 / 11/01/2012 - 12/01/2012 /


Powered by Blogger