DISTRACCIÓN MASIVA
miércoles, diciembre 20, 2006
  La Revolución llegará algún día, pero no hoy ni aquel día como hoy hace cinco años
Fui a la Plaza, hoy --hace cinco años no. La policía se preparaba con esas cosas que usan las chicas que juegan al hockey pero negras. Una paloma pasó volando y se dio contra mi mano. Un rato después, los tambores latían por el personaje del año y en esta época en la que todo tiene reminiscencias (¿por qué esta birome que compramos en el mayorista sigue funcionando y nosotros no?) llega la del clac-clac metálico desde la avenida.
Esa noche quería largar todo y salir a navegar con el cardumen la ola de calor, pero tuve que levantarme a preparar una mamadera y de pronto: una iluminación. Desde el piso ocho de Le Parc una señora con planchita le daba a la Essen y supe que nunca iba a poder cacerolear. Para los más chicos, los que les contaron el cuentito, era su hora de gloria: creían de verdad que estaba pasando algo y tal vez tenían razón . A mí la energía se me había gastado, en el invierno del 76, en la primavera después . ¿Y ahora qué pasa, eh? ¿Continuidad o ruptura? Desde el centro del corazón salvaje, una voz me susurra: Continuidad, continuidad... A mí también siempre me resultó más intrigante la continuidad que la ruptura. ¿Cómo puede ser que el mundo siga funcionando después de que todo se haya caído a pedazos? ¿Cómo es que no estamos sacándonos los ojos entre nosotros, rompiendo lo que queda, incendiando las ruinas?
Ese día igual me hubiera gustado ir. Pero me quedé escuchando el tuntún desde el living, cuidando el sueño del niño. Eran las cinco cuando empecé a preocuparme. Con la voz cascada llamé a Martín que una vez más sembró la calma. A las dos horas salimos por la ruta hacia la costa, destruidos. Una foto de ese día: un padre de familia sosteniendo la mirada en el diario y la cabeza con la mano. O fue otro día, después de varios viendo en la tele al de los ojos saltones que nos regaló el bolso de cuero que parecía tan firme y que se fue descosiendo, cayéndose a pedazos, en el breakfast, donde los hermanos se saludan y conversan... ¿Estuve alguna vez ahí? Hoy mi hijo me pregunta: Mamá, ¿estuviste ahí? No sé, hijo, capaz fue todo un sueño.
 
Comments:
Las masas siempre atraen, pero es cierto, ese reclamo no era el nuestro.
 
Para que sirva de consuelo, hubo "revoluciones" más masivas que quedaron en menos...pienso en Mayo del 68, que no tiene ni una plaquita en Paris. O en Woodstock y sus alrededores, que solo dejó LSD.
 
algùna célula dormida de al quaeda no tendrà planeado un shopping tour?
 
Publicar un comentario



<< Home

Se transforma
01/01/2005 - 02/01/2005 / 10/01/2005 - 11/01/2005 / 11/01/2005 - 12/01/2005 / 12/01/2005 - 01/01/2006 / 01/01/2006 - 02/01/2006 / 02/01/2006 - 03/01/2006 / 03/01/2006 - 04/01/2006 / 04/01/2006 - 05/01/2006 / 05/01/2006 - 06/01/2006 / 06/01/2006 - 07/01/2006 / 07/01/2006 - 08/01/2006 / 08/01/2006 - 09/01/2006 / 09/01/2006 - 10/01/2006 / 10/01/2006 - 11/01/2006 / 11/01/2006 - 12/01/2006 / 12/01/2006 - 01/01/2007 / 02/01/2007 - 03/01/2007 / 03/01/2007 - 04/01/2007 / 04/01/2007 - 05/01/2007 / 05/01/2007 - 06/01/2007 / 06/01/2007 - 07/01/2007 / 07/01/2007 - 08/01/2007 / 08/01/2007 - 09/01/2007 / 09/01/2007 - 10/01/2007 / 10/01/2007 - 11/01/2007 / 11/01/2007 - 12/01/2007 / 12/01/2007 - 01/01/2008 / 01/01/2008 - 02/01/2008 / 02/01/2008 - 03/01/2008 / 03/01/2008 - 04/01/2008 / 04/01/2008 - 05/01/2008 / 05/01/2008 - 06/01/2008 / 02/01/2009 - 03/01/2009 / 07/01/2009 - 08/01/2009 / 11/01/2009 - 12/01/2009 / 03/01/2010 - 04/01/2010 / 04/01/2010 - 05/01/2010 / 05/01/2010 - 06/01/2010 / 06/01/2010 - 07/01/2010 / 11/01/2010 - 12/01/2010 / 12/01/2010 - 01/01/2011 / 08/01/2011 - 09/01/2011 / 09/01/2012 - 10/01/2012 / 10/01/2012 - 11/01/2012 / 11/01/2012 - 12/01/2012 /


Powered by Blogger