DISTRACCIÓN MASIVA
domingo, septiembre 03, 2006
  Groovy Groovy Jazzy Funky
No, no hablo de la la orquesta mingusiana que fuimos a escuchar el lunes, ni de la música degenerada del martes. Tampoco de lo que sentí cuando Claudio me guiñó un ojo el miércoles, ni del ritmo loco que copaba todo cuando, en el teatro, los chicos y las chicas le daban rienda suelta al trance de sus fantasías.

"Cantaloop" fue uno de los temas --junto a otros no menos bombeantes (bombastic?)-- elegidos por el DJ a cargo para insuflarle calor a la fría mañana de comienzos de septiembre en la que se celebrabra un evento familiar y deportivo en la escuela a la que van mis hijos. Era la segunda vez que me pasaba en la semana: el sábado anterior, cuando fui a buscar a los pequeños a una fiesta, el cumpleaños vivía su gloria decadente en el salón, con las madres y los padres sublimando el deseo de pista de la mano de sus crías al ritmo del reggaeton.

En el patio semicubierto, con temperaturas de una cifra y hombres y mujeres de barrio fino intentando avanzar con esquíes sobre el suelo, sonaba Daddy Yankee. Los padres cerraban los ojos pensando en alguien a quien físicamente admiran para luego abrirlos y ver a alguien que si físicamente no desprecian al menos no codician. No era raro que las de séptimo o las hermanas que entraron al Ilse (ya no considerado opción loser) , superándome ampliamente en volumen (no es difícil), pasaran farfullando "Presea, presea..." --lo que supongo spanglish para press-- mientras marcaban el movimiento de las caderas.

No quisiera que se me malentienda: yo respeto a esos padres y madres, muchos de ellos ex compañeros míos del Colegio, muchos con intervenciones en el campo del arte que me gustaron bastante, profesores de Puán, críticos, beneficiarios de becas Guggenheim, periodistas, músicos, militantes políticos, muchos de ellos con buenos libros bajo el brazo y otros detalles simpáticos.

Que no se malentienda: yo participé con fervor armando el estandarte del equipo de mi hijo, me concentré más que nadie para formar el rompecabezas gigante de Asterix, salté más alto que todos cada vez que ganamos. Y navegué en la misma balsa, sin resistencia, junto a todos los demás padres, la apabullante ola de mutilación sobre la que nos acuna sin piedad la vida adulta.
 
Comments:
pará un poco la mano con esa truculencia, ché
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

Se transforma
01/01/2005 - 02/01/2005 / 10/01/2005 - 11/01/2005 / 11/01/2005 - 12/01/2005 / 12/01/2005 - 01/01/2006 / 01/01/2006 - 02/01/2006 / 02/01/2006 - 03/01/2006 / 03/01/2006 - 04/01/2006 / 04/01/2006 - 05/01/2006 / 05/01/2006 - 06/01/2006 / 06/01/2006 - 07/01/2006 / 07/01/2006 - 08/01/2006 / 08/01/2006 - 09/01/2006 / 09/01/2006 - 10/01/2006 / 10/01/2006 - 11/01/2006 / 11/01/2006 - 12/01/2006 / 12/01/2006 - 01/01/2007 / 02/01/2007 - 03/01/2007 / 03/01/2007 - 04/01/2007 / 04/01/2007 - 05/01/2007 / 05/01/2007 - 06/01/2007 / 06/01/2007 - 07/01/2007 / 07/01/2007 - 08/01/2007 / 08/01/2007 - 09/01/2007 / 09/01/2007 - 10/01/2007 / 10/01/2007 - 11/01/2007 / 11/01/2007 - 12/01/2007 / 12/01/2007 - 01/01/2008 / 01/01/2008 - 02/01/2008 / 02/01/2008 - 03/01/2008 / 03/01/2008 - 04/01/2008 / 04/01/2008 - 05/01/2008 / 05/01/2008 - 06/01/2008 / 02/01/2009 - 03/01/2009 / 07/01/2009 - 08/01/2009 / 11/01/2009 - 12/01/2009 / 03/01/2010 - 04/01/2010 / 04/01/2010 - 05/01/2010 / 05/01/2010 - 06/01/2010 / 06/01/2010 - 07/01/2010 / 11/01/2010 - 12/01/2010 / 12/01/2010 - 01/01/2011 / 08/01/2011 - 09/01/2011 / 09/01/2012 - 10/01/2012 / 10/01/2012 - 11/01/2012 / 11/01/2012 - 12/01/2012 /


Powered by Blogger