DISTRACCIÓN MASIVA
viernes, diciembre 30, 2005
  Si venís conmigo te lo muestro
A la vuelta de mi casa hay un lugar medio siniestro, un bar que tiene alguna relación con los ex combatientes de Malvinas, que de afuera parece el muro de un baldío pintado a la cal con un par de huecos para entrar o ventilar, sin carteles ni nada que indique a ciencia cierta qué se hace ahí adentro. El fortín: si no se llama así, podría llamarse así perfectamente. Si mirás para arriba, cosa que no hacés casi nunca en este barrio, ves una bandera argentina aleteando. Mínima.

Estos días de calor que a mí me encantan --amo la sensación de pasar de los ambientes frizados de los taxis y bares a los 35 grados--, parece que a los chicos no les gustan tanto. El padre encontró que con Que me pisen a repetición se quedan un rato quietos y hasta de cierto buen humor. A la pequeña le va bien lo de la mamadera (la estrofa de la canción es casi sic su frase de cabecera) y al niño le genera cierto morbo la parte de la barrera, amén de que las banderas son un ítem prioritario en su vida últimamente. Así que, desde el living, el Sumo más obvio es el soundtrack de mis mañanas de traducción.

Iba a escribir sobre los bares de mi barrio. O sobre los bares de tres cuadras a la redonda, o sobre los bares que me gustan, como El gaucho, un bar de hombres, a donde fui el día de las elecciones a leer los diarios y a donde voy con mis amigos varones, de a uno, a tomar cafés con leche. Y sobre el bar de los ex combatientes, que estuvo clausurado casi todo el año, pero ayer pasé y sentí el olor fuertísimo a madera que salía de adentro y miré de afuera. Era todo oscuro, forrado de una madera berreta teñida de negro, y en el fondo brillaba una barra con cientos de tragos de distintos colores iluminados desde atrás, un arco iris líquido. Todo esto lo vi en el tiempo que me llevó pasar por delante del lugar en tres pasos y perderlo en el camino.

La historia de mi cultura alcohólica empieza así: En un placard de la cocina, mis abuelos guardaban las botellas de alcohol. El licor de almendras, el de dulce de leche y hasta el de huevo siempre me gustaron, pero había una botella con forma de punching ball que tenía cuatro divisiones y cuatro picos. En cada compartimiento de esa botella había líquido de un color distinto: azul, rojo, amarillo y verde. Cada vez que iba a la casa de mis abuelos --iba seguido-- probaba un poco de cada. No es que me gustara tanto, pero era evidente que eso tenía que ser un producto para niños. Y así empezó la historia, acotada, contenida, mínima.

Iba a hablar de los bares pero por alguna razón, que poco tiene que ver con el alcohol y bastante con ese aire de suficiencia que me dan los tops, me puse a ver las cosas desde afuera y a pensar en la música. Por ejemplo, Satie: cómo te rindieron las Gymnopédies. No sólo llenaron los angustiantes vacíos de las telenovelas en los 80, sobre decorados con mucho bordó, borravino y muebles de estilo mientras algún galán con chapitas recorría pensativo la sala de estar, tal vez con vaso de Cepita manzana on the rocks, sino que ahora, hoy mismo, son el trasfondo de esta nota del noticiero de América, el de Laje, sobre el amor después del horror: dos sobrevivientes de Cromañón que se conocieron en una asociación de sobrevivientes de Cromañón. Música voluble, habla del amor no meloso, habla de cierto patín con todo respeto.

Después aparece Leuco, un hombre al que cada vez que nombran me baja un poco la presión, como cuando se habla de sangre. Desde Bolivia, le pone el mic a un militante del M.A.S. que habla de los derechos de los cocaleros y del consumo de la hoja, no sólo en su país sino en el nuestro. De fondo, una versión en xicus de Norwegian Wood seguida de otros clásicos de los Beatles aquenados y en mash up con un lamento boliviano y un símil canto de pájaro posiblemente negro.

Mi madre partió de vacaciones y me prestó el auto. Lo paso a buscar y, como hace calor y me gusta el aire caliente pero no el acondicionado, ando con la ventana abierta. En el primer semáforo, dos pibes de unos diez años se acercan y me piden una moneda. Mientras busco, uno, inverosímil, me dice: Acelerá o te mato. Como lo miro sin entender, lo repite. Y cuando paso de la inadecuación gramatical o semántica, según cómo se mire,(¿quiere que acelere? no creo), le digo, con Benita dormida atrás, mi top escotadísimo y sorprendida de mi propia serenidad, que se quede tranquilo que le voy a dar todo lo que tengo. Treinta pesos no es mal trato para nadie, y además es todo lo que tengo. De la radio sale --horrible pero real-- Selva, de La portuaria. El pibe se pone más bravo, no porque la plata sea poca, sino porque se envalentonó: Dale, dame todo o te quemo, dame el celular. No, pibe, ya está, le digo cerrando el trato mientras acelero y me despido, con el aire caliente que me peina para atrás y el consuelo tonto de no pertenecer al mundo enemigo de los conductores de autos.
 
jueves, diciembre 29, 2005
  Querido hijo, que la fuerza te acompañe
Finalmente, en un videoclub chiquito, de los primeros, justo en frente al consultorio de mi analista nueva, que parece dispuesta a todo para hacerme un poco más feliz, apareció la máscara de Darth Vader. Con las tres frases y la respiración terrorífica. No sólo eso: también estaban el sable láser y varios figurines de colección, incluyendo a Luke, Chuwaka y Arturito. (Ya sé que los muñecos están en Camelot y otros antros, pero la máscara de Vader y el sable láser no.)

Ahora bien:
Casco de Vader: $ 385
Sáble láser: $ 175
Muñequitos: $ 75

El niño va a tener que pedirles a los Reyes --para quienes conserva la fe intacta-- que se los compre.
Yo, prefiero besar a un Wookie.
 
domingo, diciembre 25, 2005
  La construcción del amor
--Hola, ¿Quién eres?
--Nadie.
--¿No eres nadie?
--No, nadie.
--¿Estás segura?
--Sí, no soy nadie.
--Ja, ja. Yo también. Los dos no somos nadie, ja, ja, ja.
--Ja.

[The Klondike Kid, 1932]
 
viernes, diciembre 23, 2005
  El canal de la ciudad
Mientras un locutor dice cosas como "democratizar la pantalla", "mostrar todas las Buenos Aires" y --aj-- "despromediar", pasan las imágenes de los que para ellos ilustran sus lemas.
Uno, vivió conmigo hace unos años.
Otra, era compañera de primaria de mi hermana y me la encontré hace un par de semanas en el teatro.
Otro, es el tipo con el que estuve hablando en la fiesta de anoche.
De los que siguen, salvo dos o tres que aluden a la tv de Cuba y otros países, con casi todos tengo o tuve relación cercana.
¡Pero caramba! ¡Cuánta pluralidad!
 
jueves, diciembre 22, 2005
  Harta









La sandía me la como con semillas.
 
miércoles, diciembre 21, 2005
  Apocalypse Now
Parece que a vos no te importa nada esto de los regalos, dice mi madre. Y no, menos ahora que a León lo enteraron de que Papá Noel no existe. Yo a mi suegra no le hablé por seis meses cuando le hizo eso a mi hijo, me dice una amiga. Qué se yo, a mí me da un poco de fiaca. Parece que el traje de Darth Vader se agotó en todo Buenos Aires y mi mamá no sabe qué comprarle. Me llama cada diez para consultarme. ¿Walkie talkies?

En diciembre la gente se vuelve más loca. La gente toma cerveza como loca, las chicas se vuelven locas por las cerezas. Yo trato de arreglar el verso de un poema y no hay caso. Y el hermano menor de una amiga, un niño rico triste que ahora hace cine, trata de subir o bajar el volumen y no hay caso. Le tiembla la mano, está lleno de tics. Pero me dijo vos, introvertida, siempre fuiste la más linda de las amigas de mi hermana. Es bueno. Hizo una peli sobre la orquesta de los niños pobres en Bolivia, creo, que los ponen a tocar y se salvan por la música. Es sensible. Lo dan en enero en el Malba, y lo voy a ir a ver, justo ahora que se me dio por ver documentales.

Vamos a ver qué tal es, el otro día vi un documental de un pibe que decías con este pibe me caso y después, cuando lo conocías, te dabas cuenta de que no, no te casabas, porque el pibe era mucho menos sensible en la vida que en el arte. Y además, porque ya estabas casada, porque, ¿con quién te casaste? ¿Con quién me case? Yo, que vi La laguna azul en la cama matrimonial de los futuros dueños de Los Altos, que en un auto con olor a nuevo me resigné a la mano boba de un Irsa, que pasé noches en torres, campos, mansiones en el Este y me levanté a la mañana siguiente para que me sirvieran la leche. Vos, nena, te casaste con el pibe bravo que te puso Forever Young y te sacó a bailar.

Revolución en el avispero. Diciembre, las vacaciones, Papá Noel es un gordo bolú, Yami se viene a vivir a casa y queremos hacer una pijamada. ¿Pija qué? ¿Pijama party? No, má, pi-ja-ma-da, lo decimos en mexicano, como Simón. Ok. Yami es quilombera, no es la nena buena, callada, escondida atrás de la escoba de mamá. Yami viene y le calienta la cabeza, y León le hace escuchar Camille Saint-Saëns. Un intercambio razonable. Y así se arma el carnaval de la gente. El carnaval de los animales lo trajo Gastón, el chico que filma y guiña sin querer. Yami, ¿se salvará por la música? León, ¿se casará con Yamila? ¿O la cosa será más a la All Stars?

Resulta que el disco de Saint-Saëns viene con el relato de un locutor tipo Clásica que en un tema, no tengo claro por qué, habla del cuco. Se refiere al cucú, el disco es gallego. Y, gracias a eso, surgió un mito nuevo: El Cuco. El Cuco, explico, es como el Hombre de la Bolsa, viene y se lleva a los niños que se portan mal. Como papá, que te llevó a vos de tu casa porque te portabas mal. Mmmnó. Ah, como Papá Noel, que no le trae regalos a los que se portan mal. No. Sigo. Trato de meter miedo, porque esto en cualquier momento me puede venir bien como amenaza. El locutor del disco me ayuda: justo llega el tema del león y se pone grave. Ves, mamá: así era la voz de Darth Vader que le había pedido a Papá Noel cuando existía.
 
viernes, diciembre 16, 2005
  Aniversario de bodas











Este domingo es nuestro aniversario y voy a festejarlo en el encuentro de lectura de el interpretador

Domingo 18 de diciembre, 18 horas. Estados Unidos 308, San Telmo, Capital Federal.
Leerán Naty Menstrual (acompañada por Alvy Singer y Tomy Levrero ), Marina Mariasch, Andi Nachón, Camila Flynn, Sebastián Hernaiz, Martín Llambí, Tatiana Goransky, Natalia Moret y Juan Diego Incardona.
Entrada libre y gratuita.
Están todos invitados.

R.S.V.P.
 
 
PLEASED TO MEET YOU
 
jueves, diciembre 15, 2005
  Rompan todo
 
  Aunque sabemos, el auto, vos y yo, que el tiempo gana siempre
Me voy de paseo con él, otra vez. Lo dejo al volante, él sabe hacia dónde vamos, me lleva donde quiero estar. Llegamos lejos, vemos pasar a los demás.
Le digo chau al hombre moto, al hombre autopista. Silbo una canción de despedida para el chico autobús, y no me quiero bajar, no quiero caerme al suelo. Me jura que estoy tan segura como las casas, siempre que me acuerde del tema de los pantalones, nunca me va a decepcionar. Las estrellas brillan, encandilan, en la calle no hay nadie más.
 
miércoles, diciembre 14, 2005
  Take a sad song and make it better












Anoche, Juana Mariasch, hermana del temple de acero.
[Cortesía Paula Mariasch, hermana del ojo lúcido
Y la lista de power sisters no termina ahí.]
 
lunes, diciembre 12, 2005
  Che ti posso dire... No gay no day*
**











Vos y yo
no deberíamos estar juntos:
Tomar café, tomar té.
Es la 1 y la luz es gris
como siempre es
el papel de diario. Si te das
vuelta en el sistema
girás. Hasta donde
yo sé podemos ir
al cine y morirnos
de frío/ morirnos de calor.
El monstruo de nuestras pesadillas
está en la pantalla. Tomás café
tenés la mente negra, llena
de planes secretos. Hasta donde
yo llegue estás adentro,
padre, hijo, hermano, un chico
cualquiera me convidó
un caramelo. Picó. Los papis
quieren mi perro, mis bebés,
mis orejas. Me comería
tus hijos. Mientras, volás.
Tratamos duro
de que no hubiera un fan.
Nos sacamos el hambre,
el sueño. Decís que estás
en contacto. Una persona dormida
en la cama. Una persona en la cama
metida. Tenemos miedo
en el corazón, cucharita,
cucharón. Tenemos medio
corazón. Un hielo. Un yeso.
Duro. Estamos rodeados
de verde. Me invitás
a salir, a entrar, a salir
otra vez. Me tomo
un helado, te da miedo? Te gusta
la parte de adelante? Me gusta
tu madre. Pusiste mi nombre
chiquito en un sobre así
lo dice mi abuela: Mar-
inita. Negro. Bañado
de alquitrán como el monstruo
de nuestras pesadillas.
Todo negro menos los ojos.
Ojo. Tengamos cuidado.
Nadie saldrá herido si
Nadie sale vivo de aquí
Todo sale bien si
Todos obedecen. Abran la caja.
Una caja llena
de corazones rotos. Un lugar
en la mesa familiar.
Cada uno en su lugar. Todo asado,
dividido. Voy a enseñarle a mi hijo
a disparar un rifle de aire comprimido
para que me defienda
de los monstruos de los sueños
malos. De lo malo. Me voy
al Oeste, al Sur, al
conurbano a meterme
en la boca del lobo. El hombre
lobo me gusta. Me preguntás
por la música. Me pregunto
si hubo alguien aquí. Papá,
hubo un globo y se pinchó.
Pá, pá, pá, pá,
Pá, pá, pá, pá.***
Esta vez te dejo ir yo.
Me quedo en casa como todas
las mujeres del mundo, unidas
a sus hijos. Yo? Nunca estuve
en la guerra. Tengo la música, alzo a mis hijos
hasta lo más alto, el agua cae
moja todo, todas las estrellas
son fugaces. Mientras:
me concentro y analizo y
te alzo hasta lo más alto. Tomo
algo nuevo, sólo por el cambio.
La, la, la. Después de todo no está
tan mal. Ahá, ahá.
Me como el jabón. No me dejás
opción. Este, Oeste, La
Matanza podría ser. Sabés
bien. Hago una hoguera
con ramas verdes para que tarde
en prender y lance llamas. Galopo
alrededor del fuego hasta que crepite,
se encripte, y alguien adivine
lo que tengo que hacer.



* Para los que fueron a escucharme y se quedaron con ganas, para los que fueron a escuchar a otros pero yo venía en el combo, para los que como yo, por razones de Fuerza Mayor, no pudimos ir. Ah, este y otros poemas en www.elinterpretador.net
** El poema se llama así.
*** El verso anterior y este van cantados. Ideales para el vivo.
 
domingo, diciembre 11, 2005
  El monje negro
anuncia su retiro, y mi cuñado va a las fuentes.
Mozo, por favor, champagne para Nico.
 
sábado, diciembre 10, 2005
  No soy gay, soy bi
Brandon Gay Lee

Domingo 11 de diciembre en Casa Brandon - 19 hs.

Alan Pauls + Susana Cella + Marina Mariasch + Fernanda Laguna + Luis Chávez + Vanina Colagiovanni + María Medrano + Leonor Silvestri + Alejandro Méndez + Francisco Garamona y la no-banda en concierto

Dios no alcanza

CasaBrandon: Drago 236 y Lavalleja
Organización: Leonor Silvestri y Brandon Gay Day

Y los que no leen poesía, tampoco vayan acá.
 
viernes, diciembre 09, 2005
  ¿Se coje ahí?
Sin dormir, recién aterrizada desde Ostende (de aquí en más, "ahí"), en el patio del colegio al que acuden los hijos del mejor crítico de cine, según se dictaminó ahí, y de la mujer por la que se quiebran hasta los curas del Vaticano, hago un repaso mental de lo vivido:

* Las trillizas de Ébano y Marfil (Enriquez, Pavón y la que firma) batimos el récord de cotilleo ininterrumpido, y sometimos nuestras pieles a los rayos del sol, las bajas temperaturas del agua y las preguntas insidiosas de Hebe Uhart ("Decime, ¿a vos te mimaron mucho de chica?").

* Pedro Molina Temboury se reveló, tras su aspecto manso y su atuendo inadvertido, como un hombre de avanzada. Las últimas noches, sobre todo desde que respondió con elegancia y bravura a los pavoneos de los que fueron llegando, las T de E y M nos arrumábamos a su lado para escucharlo hablar del Tibet. Ahora hay que leerlo.

* Mariana Enriquez volvió a reconfirmar, además de una lista de perversiones que comienza por el gótico sureño, su don para la palabra. Es erudita en porno checo gay y Scarlet O´Hara. No, no es erudita en Scarlet O´Hara. Es Scarlet O´Hara.

* Contra todos los pronósticos, Fogwill fue un gentleman.

* JJ Becerra llegó y se fue dejando a todos con ganas.

* Matilda Forn es la hija de escritor más adorable. Viene de familia.

* Fabián Casas, siendo el gran poeta que es, conserva la generosidad de sentarse a compartir sus impresiones literarias y sus citas de Star Wars con los lugareños.

* Cecilia Pavón, única, tiene la mirada más aguda sobre la realidad, la poesía más sensible y actual, la música más eléctrica.

* Los cineastas Mariano Llinás (al mejor estilo Jean Pierre Melville) y Agustín Mendilaharzu (el hombre que hace todo bien), además de demostrarse expertos en chilenismos, sostuvieron, cual meseros de pura cepa, sin traspiés y en alto, las múltiples bandejas de la autoestima femenina.

* Hebe Uhart (proclamada por todos los presentes la mejor escritora argentina viva) será la protagonista indiscutida del documental del encuentro.

* Sergio Bizzio, quien llegó en un rapto de prepotencia, conmovió al auditorio con un argumento sobre un hombre que se enamora de la esposa. Se admitió que se conserva fuerte.

* Roxana Salpeter, anfitriona misteriosa, culta e inteligente, posee la exlusivísima cualidad de mimar al huésped en cada detalle sin ser melosa en sus ademanes.

* Juan Pablo Correa, hombre de la realeza cultural, fue condecorado con el título honorífico de artista del trato.

Hojeamos Negra al borde de la pileta, discutimos con modales la literatura y con sangre la política. Comimos como cerdos platos finos y dormimos cada uno en su habitación sin saber nunca qué pasaba ahí exactamente.
 
martes, diciembre 06, 2005
  Tit Bits
La primera noche, cenamos Causa limeña. Después fuimos a ver las olas fosforescentes. Pasó una estrella fugaz. Pedí un solo deseo.

Me desperté a las siete. Escribí en la libreta plateada. Seguí durmiendo.

Recorrí el hotel anotando las cosas que les pueden gustar a León y a Benita (las ovejas, el hueso de ballena).

En la playa, Mariano nos filmó a Mariana y a mí yendo a tocar el agua.
 
viernes, diciembre 02, 2005
  Mente sana
En el gimnasio

Los sábados:¨
*Sergio, amante de las artes marciales, pone el soundtrack de un video game japonés y damos pataditas con ruido a sable atravesando el aire.

Los lunes, miércoles y viernes:
*Cecilia, recién separada, pone temas envalentonantes ("It´s my life", "A quién le importa") y le da picos a su hija de 4 que la acompaña cada vez que se eleva en un abdominal.

Los martes y los jueves:
*Diego, probable bailarín de comedia musical, se calza una nariz de payaso y nos hace transpirar al ritmo de Cole Porter.

Con profes así, ¡cómo no llegar divina al verano!
 
jueves, diciembre 01, 2005
  Poemas americanos
Me preferías sin estridencias, escribiendo
poemas americanos
que hablaran de certezas comprobables
en el brillo de una taza, al dar vuelta
la llave en la puerta. Que tuvieran a la vez
sensatez y un tono oscuro, como el vaho
del tacho de basura a la hora del desayuno.
Café fresco y tostadas sobre el mantel naranja, en la
perturbadora brisa de unas moléculas pasadas de estado.
Una mujer sabia que sabe calzarse la cartera y avanzar
mientras los párpados se le van hinchando. Y avanzaba
con mi cartera en esa línea, no sólo por sumisión
estética, sino porque de verdad confiaba en tu visión
de mundo. Entonces, en vez de escribir “El día de hoy es
malo, y cada día será más malo hasta que llegue el
peor”, ponía: “Pierdo la cabeza observando
el prodigio de las disposiciones tomadas”.
 

Se transforma
01/01/2005 - 02/01/2005 / 10/01/2005 - 11/01/2005 / 11/01/2005 - 12/01/2005 / 12/01/2005 - 01/01/2006 / 01/01/2006 - 02/01/2006 / 02/01/2006 - 03/01/2006 / 03/01/2006 - 04/01/2006 / 04/01/2006 - 05/01/2006 / 05/01/2006 - 06/01/2006 / 06/01/2006 - 07/01/2006 / 07/01/2006 - 08/01/2006 / 08/01/2006 - 09/01/2006 / 09/01/2006 - 10/01/2006 / 10/01/2006 - 11/01/2006 / 11/01/2006 - 12/01/2006 / 12/01/2006 - 01/01/2007 / 02/01/2007 - 03/01/2007 / 03/01/2007 - 04/01/2007 / 04/01/2007 - 05/01/2007 / 05/01/2007 - 06/01/2007 / 06/01/2007 - 07/01/2007 / 07/01/2007 - 08/01/2007 / 08/01/2007 - 09/01/2007 / 09/01/2007 - 10/01/2007 / 10/01/2007 - 11/01/2007 / 11/01/2007 - 12/01/2007 / 12/01/2007 - 01/01/2008 / 01/01/2008 - 02/01/2008 / 02/01/2008 - 03/01/2008 / 03/01/2008 - 04/01/2008 / 04/01/2008 - 05/01/2008 / 05/01/2008 - 06/01/2008 / 02/01/2009 - 03/01/2009 / 07/01/2009 - 08/01/2009 / 11/01/2009 - 12/01/2009 / 03/01/2010 - 04/01/2010 / 04/01/2010 - 05/01/2010 / 05/01/2010 - 06/01/2010 / 06/01/2010 - 07/01/2010 / 11/01/2010 - 12/01/2010 / 12/01/2010 - 01/01/2011 / 08/01/2011 - 09/01/2011 / 09/01/2012 - 10/01/2012 / 10/01/2012 - 11/01/2012 / 11/01/2012 - 12/01/2012 /


Powered by Blogger